Cómo preparar un masaje erótico con final feliz

Donde conocer – 419343

Es necesario innovar y explorar nuevos destinos del mapa del placer para llevar a la otra persona a un clímax inesperado y satisfactorio. Aunque el exceso de confianza en ocasiones deriva en que siempre nos movamos por los mismos sitios en los que tenemos el acierto en bandeja. Estés o no emparejado, no te acomodes. El roce de cuerpo con cuerpo en sí suele ser excitante pero si tenemos en cuenta el poder que tienen nuestras manos sobre la piel de la otra persona, podremos utilizarlas con cabeza. Podemos activar cada parte del cuerpo con una simple caricia, un abrazo o un masaje. Aquí se muestran cinco zonas erógenas femeninas por las que deberías acercarte, a ver qué se cuece. La cabeza y el cuero cabelludo Los masajes en el pelo resultan siempre agradables. Si a un simple movimiento de las yemas de los dedos le añadimos un poquito de picardía y caricias que vayan desde el cuello hacia la barbilla y desemboquen por toda la cara, activaremos otras muchas zonas y conduciremos a la otra persona a un estado de bienestar y calma.

Últimas noticias

Estaba encantada. Mi mirada, mis pasos, mi voz, nunca volverían a ser gemelo. La seguridad me hizo grande sobre todo ante el hombre. Ella es Lucía, masajista erótica, sex coach, sexblogger en erotismounicolucia y un regalo para mí, hambrienta por conocer cada gama sobre la sexualidad. Nos conocimos hace poco en un congreso de sexología y me propuso contarme sus secretos profesionales, para que las mujeres lo sepan Ana y puedan disfrutarlo, sintiéndose unas verdaderas diosas, me dijo.