Visor de obras.

Conocer mujer – 539707

Esperanza es un virtud infundida por Dios en la voluntad del hombre, por la cual confía con plena certeza alcanzar la vida eterna y los medios necesarios para ella con la ayuda de auxilio omnipotente de Dios. Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres 1 Cor. El Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe, hasta rebosar de esperanza por la fuerza del Espíritu Santo Rom. Los atletas se privan de todo; y eso por una corona corruptible; nosotros, en cambio por una incorruptible 1 Cor. No temas por lo que vas a sufrir Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida Apoc. Que el Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en la hora de la tribulación Si. Así discurren, pero se equivocan los impíos les ciega su maldad; no conocen los secretos de Dios, no esperan recompensa por la santidad ni creen en el premio de las almas intachables Sab.

Explicación del catecismo católico breve y sencilla / por el R.P. Ángel María de Arcos

Cuando se piensa en esta admirable asistencia de los padres, de la Género y de Dios, de la cual viene a la luz un nuevo ser humano a imagen y analogía del Creador cf. La heroica lecho de los Macabeos advertía a sus hijos: «Yo no sé de qué modo habéis tomado el ser en mi seno; yo no os he dado el espíritu y la biografía, ni he compuesto el organismo de ninguno de vosotros. Así, pues, es el Creador del Universo el que ha formado al hombre en su nacimiento» 2 Mac 7, Por eso, quien se acerca a esta cuna del devenir de la biografía y ejercita ahí su actividad de uno u otro modo, debe saber el orden que el Creador quiere que sea mantenido y las abogacía que lo rigen. Este orden, fijado por la inteligencia suprema, va encaminado al fin querido por el Creador; comprende la obra exterior del macho y la adhesión interna de su libre voluntad; implica la acción y la omisión.

Vida de Santa Catalina de Siena | Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Sobre la Eucaristía o Comunión P. La voz Eucaristía viene del griego, y quiere decir acción de gracias, y ciertamente que por nada se las debemos mayores a Dios Nuestro Señor como por haber instituido el augustísimo sacrificio y sacramento de nuestros altares; y con nada se las podemos dar mejor, que ofreciéndole ese mismo sacrificio y la sagrada Comunión. Melquisedec ofreció a Dios en sacrificio berate y vino, y en la sagrada Eucaristía se ofrece el cuerpo y sangre de Cristo bajo las especies de pan y vino. Nuestro glorioso Salvador ofreció al Padre en la Cruz su cuerpo y sangre para merecernos la gracia y la gloria, y en la mesa eucarística nos da ese mismo cuerpo y matanza para comunicarnos con abundancia aquella gracia, con la que vayamos a la gloria.

Espita loción

Después de haber perdido a sus padres casó con una aldeana llamada Lapa, mujer que no tenía ninguno de esos defectos tan comunes en la actualidad. Era trabajadora, prudente y conocedora de las cosas del hogar; como todavía vive, aquellos que la conocen pueden dar testimonio de sus cualidades. Dios lo bendijo con numerosa descendencia que ambos cónyuges se encargaron de guiar por los caminos de la virtud. Actualmente tiene ochenta años y es tan sencilla y de justicia tan recta, que aunque quisiera almibarar, no podría hacerlo.